Wiwilí y toda Nicaragua

En noviembre de 2017 el pueblo de Wiwilí Jinotega eligió democráticamente a Reyna Hernández y Manuel Blandón como fórmula ganadora del PLC, a pesar de las adversidades que acostumbra crear el partido de gobierno. Estas dos personas se les eligió para que gobernaran como  alcaldesa y vice alcalde en conjunto con sus concejales, pero desde que llegaron, asumieron una  alcaldía desmantelada en toda su infraestructura, y por si fuese poco los extrabajadores sandinistas interpusieron una demanda aberrante por casi 17,000.000 millones de córdobas, de esta  manera intentando descontrolar las finanzas de la nueva administración y de paso queriendo robarle al pueblo futuros proyectos.  

Con este mismo propósito, se sumó una jueza local de Jinotega para destituir a la alcaldesa y  vice alcalde con una sentencia parcializada, violatoria a los derechos humanos y a la constitución política de Nicaragua. Hoy lunes 26 de octubre la dictadura de Ortega y Murillo, con  paramilitares y policía sandinista, pretenden usurpar la alcaldía de Wiwilí Jinotega a través de  una convocatoria de reunión extraordinaria ilegal, ilícita e indignante, contraria al derecho establecido en la ley 40 y la constitución de Nicaragua. 

De esta manera están desconociendo la voluntad del soberano, violando la autonomía de una  alcaldía municipal y tanto sus derechos políticos como sus derechos humanos; es por eso que  hoy denunciamos ante los organismos de derechos humanos, nacionales e internacionales que:  El partido sandinista, con la colaboración de la policía sandinista y fuerzas paramilitares, se están tomando por la fuerza, las instalaciones de la alcaldía del municipio de Wiwilí Jinotega. No más dictadura, viva la democracia y viva Nicaragua libre.