Unidad y organización de las fuerzas de oposición ante la represión dictatorial

El día 10 de octubre de 2020, integrantes de la Coalición Nacional (CN) visitaron el departamento de León, en el municipio de Malpalsillo para una Asamblea organizativa. El lugar del encuentro fue rodeado de un gran numero de oficiales de policía, comandados por el comisionado Fidel Domínguez, quien amenazó a participantes e irrum pió en propiedad privada donde se llevaba a cabo dicha actividad. 

El día de hoy, 11 de octubre de 2020, integrantes de la CN visitaron el departamento de Masaya, donde igual mente oficiales de la policía asediaron el lugar de inicio a fin, en presencia, además, de grupos parapoliciales y paramilitares afines a la dictadura, que con suma violencia vandalizaron los vehículos de todos los asistentes, destruyendo neumáticos, puertas y ventanas. Todo esto en presencia y custodia de la Policía Nacional. 

La violencia con la que estos grupos parapoliciales y miembros de la organización terrorista FSLN, dejó como saldo a varias personas heridas, al lanzar piedras a integrantes de la oposición participantes, entre ellos a un Jefe de Prensa y a la licenciada Verónica Chávez, periodista y codueña del canal confiscado 100% Noticias, la cual tuvo que ser trasladada de emergencia a un hospital para su debida atención.  

La deriva totalitaria y represiva del régimen continúa afectando el ejercicio de todos los derechos constitucio nales, impidiendo el derecho de reunión y organización de los opositores, quienes son permanentemente aco sados y perseguidos. 

La CN condena los actos violentos a los que el régimen de Ortega y Murillo somete diariamente a la población, y en las últimas semanas, a las fuerzas de oposición aglutinadas dentro de la CN. 

Hacemos un llamado al pueblo nicaragüense a seguir la lucha cívica, organizadamente con todas las fuerzas de Oposición en cada rincón del país. A no detenernos en la movilización y la protesta cívica. 

Sin condiciones para ejercer una oposición efectiva, el régimen cierra la posibilidad a una salida democrática de la crisis, por ello le solicitamos a la OEA, a la comunidad democrática y a los organismos internacionales, ejercer una efectiva protección del pueblo de Nicaragua sometido a violaciones masivas y continuas de los derechos humanos por parte de un régimen ilegítimo, que incumple su propia Constitución y las obligaciones que le im ponen la Carta Democrática Interamericana y los tratados en materia de derechos humanos. 

Esto hace imperativo que la próxima asamblea general de la OEA proceda a declarar Ilegítimos a los Ortega Murillo, propiciando se devuelva a la ciudadanía nicaragüense el ejercicio de su soberanía.